domingo, 6 de novembro de 2011

Alfonso Cano : Um intelectual da revolução









Um belo artigo de Manuel Koba, publicado em Kaos en la red, descreve o exemplo de revolucionário que foi Alfonso Cano, brutalmente caçado e assassinado pelo governo colombiano.

Alfonso Cano: un intelectual de la revolución

El pasado Viernes 4 de Marzo del 2011 ha muerto en combate el compañero y camarada Alfonso Cano, antropólogo e intelectual marxista, brillante político revolucionario, Comandante en Jefe de las FARC-EP (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejercito del Pueblo). Y una vez más resuenan en los medios comunicacionales estas vocingleras pero aventuradas afirmaciones del supuesto debilitamiento de las FARC. ¿De qué debilitamiento puede hablarse cuando para asesinar a un solo hombre se necesita semejante presión militar compuesta por 6000 tropas de élite contrainsurgente más un cerco militar en el sur del Tolima y Cauca y cuantiosos bombardeos indiscriminados en toda esa región? ¿No se decía que la guerrilla estaba debilitada, erosionada, que ya restaban pocos guerrilleros, etc. etc. etc.? El uso brutal y desproporcionado de la fuerza militar cada vez más notorio y recurrente por parte del ejército burgués torna de una inconsistencia total tales dichos. No existe tal debilitamiento ni mucho menos el curioso “fin del fin de las FARC”, que viene anunciándose desde hace años, desde que nació la guerrilla allá por los años 1964, “fin del fin” que nunca llega.

Intelectuales de la talla de Cano, a pesar de ocupar el escalón jerárquico más elevado, mueren en combate; su muerte es la irrefutable prueba de su igualdad de condiciones y riesgo en relación al resto de sus compañeros, subsistiendo en las adversas condiciones cotidianas de la selva colombiana, sin privilegios, embarrándose en la historia, interviniendo en ella en praxis, alejándose de los cómodos gabinetes y oficinas de estudio teórico que caracterizan a los intelectuales pequeños burgueses. Los intelectuales como Cano ponen a prueba sus diplomas, reconocimientos teóricos y títulos académicos en la práctica revolucionaria, los arriesgan en la práctica, poniendo en juego su vida en forma absoluta e incidiendo de manera determinante en el curso mismo de la historia.

Como en una ecuación matemática los mitos caen y las incógnitas se develan: los narcos como Pablo Escobar (uribe, y demás) se visten de traje y corbata, se movilizan impunemente por la ciudad a plena luz del día con el consentimiento de las autoridades gubernamentales, el narcotráfico los provee de lujos y privilegios y duermen en gigantescas mansiones. Los revolucionarios como Alfonso Cano, en cambio, se visten de guerrilleros, se ocultan y movilizan en la clandestinidad o en la densa vegetación selvática para no ser detectados por los gobernantes tiranos, subsisten superando las carencias y adversidades del medio, luchan arriesgando su vida por un ideal en pos del bienestar del pueblo, y duermen quizás en el suelo, rodeados de plantas y animales salvajes. Así vivió y murió Alfonso Cano, máximo líder y Comandante en Jefe de las FARC-EP.

Su muerte resulta irrebatiblemente dolorosa para los pueblos de Colombia y el resto de nuestra Latinoamérica. Lo lloran en masa trabajadores, campesinos, estudiantes, luchadores por la paz y militantes de toda Colombia y Latinoamérica. Pero la dialéctica afirma que nada es bueno o malo de modo uniforme; la muerte de Cano permite también escombrar mitos prosaicos de supuestas debilitamientos, también aquellos de supuestas ventajas, privilegios y lujos de los lideres por sobre el resto de sus compañeros, y es ocasión más que propicia para reafirmar sus ideas que solo en el intento de materializarlas permanecerán vivas como la de tantos caídos

Quienes luchamos por la patria grande y el cambio social repetimos inclaudicablemente "Podrán cortar todas las flores, pero nunca terminarán con la primavera." La muerte en combate del compañero Alfonso Cano no detendrá el carácter ofensivo y el hostigamiento constante de la guerrilla que ha venido en aumento estos últimos años para que se imponga y prevalezca la paz con justicia social en Colombia. Será una oportunidad de enorme responsabilidad y sacrificio para quien deba remplazarlo en su deber. De nuestra parte de aquí en más debemos redoblar esfuerzos y tomar las riendas del cambio y la transformación social por medio de un compromiso teórico-práctico que resulte inamovible para los enemigos y contendientes de la paz tal como lo hicieron nuestros mártires.

Comandante e Alfonso Cano… ¡Hasta la Victoria Siempre!

Patria o muerte… ¡Venceremos!

Manuel Koba, Patria Grande

Nenhum comentário: