sábado, 5 de fevereiro de 2011

Salvador Allende não se suicidou, foi assassinado








MIGUEL LITTIN: A LA DICTADURA LE CONVENIA LA TESIS DEL SUICIDIO DE ALLENDE

El cineasta reafirmó su postura sobre el asesinato del Mandatario en la toma de La Moneda. Además, sostuvo que la investigación de su muerte arrojará “muchas sorpresas”.

El cineasta Miguel Littin reafirmó su tesis del homicidio del Presidente Salvador Allende, luego de la decisión del juez Mario Carroza de investigar las circunstancias de su deceso.

“Yo lo he planteado desde hace mucho tiempo, porque no hay ningún antecedente que dé cómo firme la tesis del suicidio”, indicó el realizador.

Littin indicó que “nadie vio, nadie estuvo, no hay ninguna posición seria al respecto, pero todo indica que el Presidente Allende fue asesinado, porque las tropas que entraron a La Moneda no entraron a saludarlo, entraron a matar a su enemigo, que en ese minuto era Allende”.

Según el realizador, el escenario del fallecimiento del jefe de Estado “fue cambiado en el transcurso de las horas y surgió esa tesis rápidamente aprobada, porque le convenía a todos los sectores involucrados, porque la presencia de un héroe no era conveniente. A la dictadura le convenía la tesis del suicidio, pero el Partido Socialista y lo sectores de izquierda han sostenido con vehemencia que hay que investigar”.

Los testimonios

El director de “Dawson, isla 10″, indicó además que cuenta con testimonios que dan crédito a su tesis del homicidio.

“En las declaraciones del doctor (Oscar) Soto dice que sintió una gran balacera en el piso que estaba Allende y que alguien gritó ‘el Presidente está muerto’. El doctor Soto es una de las personas que más fe le doy a sus declaraciones: los militares ya estaban en el lugar donde estaba Allende, esto se puede ratificar con una investigación muy seria y la reconstitución de los hechos, de la cual van a surgir otras sorpresas”, indicó.

Para Miguel Littin “lo grave es que la opinión pública fue informada de un suicidio y lo grave es que en los libros de historia se dé como hecho algo que no está comprobado”.

Nadie me ha rebatido la tesis del asesinato de Allende

El realizador Miguel Littin reafirmó la tesis de que la muerte de Salvador Allende en realidad correspondió a un asesinato y no a un suicidio, premisa que desarrolló como parte de la línea argumental del filme “Dawson, Isla 10″.

En dicho trabajo cinematrográfico, y en paralelo a las penurias que sufrieron los jerarcas de la Unidad Popular que luego del Golpe de septiembre de 1973 fueron enviados a la inhóspita isla del sur, la cinta contiene imágenes inéditas de Allende, en una trama que busca llegar “a la conciencia del espectador”.

Consultado por Una Nueva Mañana sobre su tesis, que promete abrir más de alguna polémica, recordó que “en más de un programa tú me invitaste a discutir eso antes y es algo que yo he mantenido y que nadie me ha discutido”.

“Incluso hay forenses que dicen que efectivamente (Allende) recibió dos balazos antes de que apareciera el presidente en las circunstancias en que se conoce actualmente. Entonces yo fiel y leal a ese planteamiento y teniendo además las pruebas, lo puse en la película y espero que el público vaya, vea y se forme una idea de este suceso tan definitivo en nuestra identidad”, indicó.

Según él, entre ambas versiones “hay una diferencia muy grande, y con todo respeto y cariño por la familia Allende, porque la quiero y amo mucho, y es que un suicidio es un acto heroico, sin lugar a dudas, pero el otro es un asesinato”.

“La diferencia es el asesinato, la diferencia es de una parte de la tropa que se tomó La Moneda al mando de un general, pues cometió el asesinato” y se ocultó un hecho “tan atroz como es asesinar a un presidente constitucional, que no se iba a rendir”, agregó.

El realizador recalcó que se está frente a “un hecho moral, ético, que no toca a la condición heroica del presidente, toca a quienes lo asesinaron”.

El cineasta reafirmó su postura sobre el asesinato del Mandatario en la toma de La Moneda. Además, sostuvo que la investigación de su muerte arrojará “muchas sorpresas”.

Nenhum comentário: